Biografía

retrato-urbano-gonzalez-varela

Urbano González Varela

Urbano González Varela nació en Santiago de Compostela el día 3 de Marzo de 1868 y murió también en la ciudad compostelana el 24 de abril de 1906, al poco de cumplir los 38 años. Era hijo de Secundino González Valdés (que fue fundador del Centro Gallego de La Habana) y de Patrocinio Varela. Era hermano de Pura, esposa del escritor y político gallego Manuel Lugrís Freire.

Carmen García Arbuthnot

Carmen García Arbuthnot

Urbano se casó con Carmen García Arbuthnot en Santiago de Compostela en el 1900. El matrimonio duró solo seis años debido a la prematura muerte de Urbano y en este tiempo tuvieron una única hija llamada Carmela González García.

A pesar de morir tan joven, su obra como pintor, ilustrador gráfico, escritor de prosa y poesía, de teatro y periodista, es muy extensa. Además de su faceta artística, ejerció como profesor de diversos centros dentro y fuera de Galicia, como más adelante veremos. Su sensibilidad artística y su simpatía personal, como la de su hermana, concertista y catedrática de piano, hicieron que fuera considerado como uno de los grandes artistas gallegos de su tiempo.

Pura González Varela

Pura González Varela

José Antonio Durán, en su documental para la Televisión de Galicia “A saga dos Lugrís”, se refería a ellos del siguiente modo: “O segundo casamento de Manuel Lugrís Freire tivo extraordinaria repercusión familiar. Con Urbano e Pura González Varela, formados en Cuba, Nova York e Madrid, o refinamento, a pintura, a música, entran na casa dos Lugrís”.

Manuel Lugrís Freire

Manuel Lugrís Freire

Urbano González Varela intervino también en la política regionalista de la época, pues perteneció, junto con Manuel Lugrís, Manuel Murguía, Salvador Golpe, Francisco Tettamancy, entre otros, a la “Cova Céltica”, “faladoiro de intelectuais de ideoloxía rexionalista”.

Su formación profesional fue muy amplia. Inició sus estudios en Santiago de Compostela. De allí pasó a La Habana, donde estudió en la Academia de Bellas Artes San Jorge, y de ésta a la de Arquitectura de Nueva York. Al término de su estancia en Nueva York, se trasladó a Madrid. Durante cuatro años estuvo con el pintor y maestro de pintores, Casto Plasencia, de quien, además de alumno, fue gran amigo. En los últimos tiempos de vida de Casto Plasencia, aún sin terminar una de las obras en que más cariño ponía este maestro, escribió una dedicatoria: “A mi único discípulo Urbano – Plasencia”. Esta obra, que le regaló, estuvo en la casa de los herederos de Urbano hasta mediados de los años cincuenta.

A la muerte de Plasencia, Urbano, sobre una paleta de gran tamaño, pintó un retrato yacente de su gran maestro. Esta paleta se encuentra actualmente en Madrid, en casa de uno de los nietos de Urbano.

Su actividad laboral, al igual que la artística, fue extensa y variada; en 1893 obtuvo por oposición la plaza de Modelado y Vaciado de Adorno, en la Escuela de A Coruña y en 1898 la cátedra de pintura en la Escuela de Artes de Oviedo. En julio de 1901 se trasladó a A Coruña, al ser nombrado profesor numerario de la Escuela Coruñesa. Allí ganó la plaza de Aplicación del Dibujo Artístico a las Artes Decorativas y al poco tiempo volvió a Santiago de Compostela donde ocupó la cátedra de Dibujo Geométrico en la Escuela Especial de Artes e Industria.

En construcciones civiles de la Zona Noroeste y especialmente en las obras de ampliación de la Universidad de Santiago de Compostela, y en Madrid de la Central, prestó servicios oficiales con trabajos de dibujo geométrico, y quedó al frente de estas obras en varias ocasiones, en ausencia de los directores de las mismas.

Es autor de una Monografía sobre Gregorio Hernández, obra que fue premiada por el Ateneo León XIII y por la Sociedad Económica de Amigos del País.

Fue fundador y primer Presidente de la Asociación de la Prensa de la Coruña, así como miembro de la Real Academia de Bellas Artes de A Coruña.